Sí, todos conocemos la teoría de “lo que importa es el interior”, pero la realidad es que a la gran mayoría nos importa lo que opinen de nuestra apariencia.

Nos gusta estrenar ropa, combinar colores, ponernos zapatos nuevos para una fiesta, hacernos algún peinado distinto al habitual…

Y si hablamos de mujeres, indudablemente, por lo que más solemos preocuparnos es por el pelo. Hay mujeres que pueden llegar a pasarse horas en un salón de belleza para tenerlo impecable.

El cabello es una de las partes más importantes de una persona, especialmente en las mujeres. Un corte de pelo mal hecho puede volver insegura hasta la persona que más confía en sí misma. Es por eso que se debemos tener cuidado y estar atento cuando nos están cortando el cabello y ante todo tener la libertad de elegir.

Pero, un corte de cabello obligado ¿podría considerarse un abuso? Probablemente.

Kelsey es una jovencita que en enero de este año cumplió 13 años, y como regalo, quería hacerse algunos cambios en su apariencia.

Kelsey, como primer cambio, quería ponerse algún reflejo o mecha en el pelo, algo a lo que su madre Christine Johnson no le puso ningún impedimento pues no pensó que tuviera nada de malo.

Tras hacerse el cambio, su madre Christine le tomó una fotografía a su hija en donde se veía muy contenta con su nuevo look.

Aunque su felicidad duró muy poco tiempo. Días después Kelsey visitó a su padre y su madrastra, algo de lo que se arrepentiría durante mucho tiempo.

Las fotos tomadas tras la visita a su padre, son totalmente distintas a las que le había hecho su madre.

En ellas, se observa a Kelsey muy triste e incluso avergonzada por su apariencia en donde apenas se atreve a mostrar su rostro. Pero lo cierto es que no es necesario ver su cara para entender lo que le ha pasado. Los rayos que le habían hecho en el cabello habían desaparecid,o pues ahora Kelsey lucía un cabello excesivamente corto, al menos para su gusto.

- Advertisement -

Según ha contado la tía de Kelsey, su padre y su madrastra le cortaron el cabello en cuanto la vieron con sus mechas nuevas.

Pero cada acción tiene consecuencias…

Su padre y su madrastra estaban muy enfadados por el nuevo look de Kelsey, motivo por el que decidieron cortarle el pelo en contra de su voluntad.

Ante esta situación el padre y la madrastra han recibido una penalización. Ambos trabajan como bomberos y han sido suspendidos de su trabajo.

De acuerdo con una publicación de la madre de Kelsey, le cortaron el pelo con la simple intención de humillarla.

Después de este cruel acto, las autoridades se enteraron de lo sucedido por lo que comenzaron a investigar a fondo la situación.

Kelsey ha quedado desolada y no es para menos. A partir de ahora, cada vez que se mire al espejo, se acordará del desmedido acto sin sentido cometido por alguien que se supone debería cuidarla, protegerla y hacerla feliz; su padre, algo que es evidente no ha sabido hacer cuando es él mismo quién le ha hecho daño.

- Advertisement -

Este es el mensaje que la madre de Kesley publicó en Facebook:

Es bastante triste ver este tipo de situaciones en donde los padres dañan a los hijos aparentemente por simple gusto y además, permiten que alguien ajeno haga lo mismo. Sólo esperamos que Kelsey vuelva a tener pronto su largo cabello que tanto le gustaba y consiga olvidarse de este traumático momento.

¿Qué opinas acerca de lo que el padre ha hecho con su hija? ¿Cuál crees que sería el castigo justo para el padre y su madrastra? Nos gustaría saber tu opinión al respecto.

¡No olvides COMPARTIR esta historia con todos tus amigos de Facebook!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

- Advertisement -

Quizás te interese: