Los policías ya están curados de espantos, han vivido tantas experiencias que es difícil lograr sorprenderlos en un día habitual de trabajo.

Sin embargo, la siguiente historia fue distinta de las que estaban acostumbrados los policías de esta estación.

Jayden Hoocker, un pequeño niño entró a la estación de policía en Charlotte, Carolina del Norte, mientras llevaba un letrero alrededor del cuello y una bolsa. Cuando los policías se acercaron se dieron cuenta de que algo ocurría.

A pesar de que el niño tenía solamente 5 años, era consciente de la tensión que había entre su comunidad y la policía local. Habitualmente se despertaba por la noche por ruidos miedosos en su barrio y siempre se quedaba asustado.

Pero el pequeño Jayden no es un niño normal porque él no solamente tenía miedo por sí mismo.

Jayden pensaba que si tenía miedo la policía también tenía que tener miedo, y por eso decidió que de alguna forma quería ayudar.

Le preguntó a su madre si le podía acercar a la estación local de policía para darles abrazos a los policías. Él no quería que los policías de su barrio siguieran teniendo miedo.

“Estoy contento que los los policías no se hirieron. Yo quiero que ustedes estén bien y no quiero que nadie les haga daño”, le dijo Hooker a ABC News.

A pesar de que no conocía a nadie en la estación él entró ahí con el letrero donde decía “Abrazos Gratis”.

Los policías no podían creer lo que había hecho y lo subieron a la oficina. Algunos policías  no pudieron evitar soltar alguna lágrima con el lindo gesto del pequeñito.

- Advertisement -

Five-year-old Jayden Hooker says he got scared during the protests. He heard about police officers getting injured and…

Publicada por ABC7NY en sábado, 24 de septiembre de 2016

No he podido evitar emocionarme cuando vi lo que este pequeñito hizo para intentar mejorar este mundo.

Si consideras que necesitamos más gente como Jayden en el mundo, ¡no olvides COMPARTIR esta historia con todos tus amigos!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

- Advertisement -

Quizás te interese: