Por desgracia, creo que los valores humanos tienden a perderse con el paso del tiempo. La empatía y solidaridad comienzan a escasear, rodeándose nuestra sociedad de personas duras e insensibles que no mueven un dedo por nadie si no sacan de ello algo a cambio.

Eso de ofrecer ayuda a quienes la necesitan, está desapareciendo. Las personas tienden a preocuparse exclusivamente por uno mismo sin importarle siquiera la situación por la que está pasando la gente de su alrededor, quienes quizá, con un poquito de su ayuda tendrían una vida mucho mejor.

Es innegable que el respeto por los demás, especialmente por personas mayores y animales, también está tendiendo a desaparecer. Los jóvenes cada vez se preocupan más por lo superficial y son menos conscientes de que todo ello tiene consecuencias, y que pueden estar provocando grandes daños.

Es triste, pero parece que solo el más “fuerte” tiene derecho a la vida, y que son mejores aquellos que tienen y quienes no tienen una apariencia suelen ser despreciados y discriminados, sintiéndonos con esa libertad y derecho, algo que sin duda debería desaparecer pero por desgracia no es así.

El problema está en que no nos paramos a pensar en las penurias que pueden estar viviendo otras personas, creyendo que jamás podrá pasarnos a nosotros, cuando la realidad no es esta, porque no debemos olvidar que la vida da muchas vueltas, y que debemos tener presente eso de que “hoy por ti, mañana por mi”, porque nunca se sabe en que te deparará la vida. Da lo que te gustaría que te dieran, y te aseguro que serás una persona mejor.

No olvidemos que los valores que más enriquecen a una persona son la solidaridad y la humildad, y que ayudar al prójimo es precisamente lo que nos hace ser humanos.

 

 

Porque, ¿cuándo entenderemos que TODOS SOMOS IGUALES?

Quizás la persona que tú miras con desprecio tenga menos efectivo en el bolso, pero probablemente él sea más rico en valores humanos, algo que no se puede comprar.

Pero acciones como la que os contaré a continuación, demuestra que entre lo malo siempre hay algo bueno y que entre tanta oscuridad siempre hay un rayito de luz.

La historia ocurrió en Jalisco, México, y en el vídeo puede verse a un adulto mayor bastante decaído, quien lleva todo el día sentado en una banqueta con un pequeño negocio de dulces pero sin haber conseguido ninguna venta. De pronto, un hombre que lo observó desde lejos se acerca, y al ver su situación, no quiso quedarse cruzado de brazos. El hombre le hizo una oferta que dejó al señor mayor sin palabras.

Es el cumpleaños del hombre y como autoregalo decidió hacer algo bueno por alguien más. Cuando se acerca al adulto mayor, le pregunta por algunos precios mientras va cogiendo algunos dulces para comprarlos, algo que emociona al vendedor pues no había conseguido vender ni uno en todo el día.

No te pierdas lo que ocurrió después, y entenderás por qué el vídeo ha causado tanto impacto en el mundo. ¡Me enorgullece pensar que aún existen personas con tanto corazón entre tantos insensibles!

- Advertisement -

Mostrar interés y brindar un poco de ayuda en lugar de dar la espalda, puede ser un simple gesto que de mucha esperanza a otra persona.

No hay nada más gratificante que ayudar a otra persona sin intereses. Nos devuelve la fe en la humanidad, algo que sin duda nos inspira a hacer también el bien sin mirar a quién.

Acciones como estas son las que debemos mostrar y enseñar a las futuras generaciones. Recordemos que la humildad, nos hace grandes y mejores personas.

¿Qué te ha parecido esta acción? A mi me parece que debería servirnos de ejemplo, necesitamos más personas como este hombre para hacer de este mundo un lugar mejor.

Si estás de acuerdo conmigo, ¡no olvides COMPARTIR esta historia con todos tus amigos de Facebook!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

- Advertisement -

Quizás te interese: